ENERO

"Una de las estratagemas que el amor utiliza para mantenernos unidos consiste en desdoblar la imagen del ser amado en una especie de contrafigura o blanco servil, un punching ball donde se descarga sin peligro nuestro desengaño. Como en un parque de diversiones, donde una paloma de yeso reemplaza al enemigo que quisiéramos herir en el corazón con balas verdaderas." G.B

DICIEMBRE




-Quiero trasbocar algo que comí hace tiempo.
El horror que surge entre la gente.
el miedo. la repugnancia de las horas placenteras.
Vomitar estas ganas, estas ansias, la tristeza, los silencios.
La angustia de perder mañana,
el vacío que no calma.
trasbocar la tierra, los cálculos,
palabras y palabras y blasfemias.
Y las bendiciones que he callado.
Las ganas de gritar, pensamientos.
Ese sedimento melancólico,
La abulia.
Vomitar la basura que me han dado,
los amores desganados, mentirosos.
Vomitar uno a uno los adioses,
los recuerdos, los encuentros.
el odio infame, todo el amor, quedarme sin amor.
Trasbocar toda la sangre, los huesos las vísceras.
Trasbocarme todo, volverme al reves.
Trasbocar en la noche los sapos, las culebras,
la hiel que me produce beberme esta vida.-


C.I.B

NOVIEMBRE

G.B
"Amplias frentes deshabitadas"

SEPTIEMBRE


"Hay algo que no convence en los amores correspondidos y felices. Casi parece que no pueda darse un sentimiento genuino si no lo agobia una imposibilidad."





G.B

AGOSTO

"En un mundo de inercias, contradecirse sigue siendo el único movimiento."
G.B

JULIO

"Al tener que despedirme de un lugar y de una persona me puse a reparar los adioses literarios que me sé, a ver si me podían consolar. De Tasso ("¿Fueron quizá señales de tu partida, /vida de mi vida?") a Bob Dylan ("Adiós es una palabra demasiado grande/ Así que te diré sólo hasta luego"); del Shakespeare de los sonetos ("¡Adiós!/ ¡Mucho te quiero para retenerte!") al Racine de Berenice ("¡Adiós! ¡Piensa, señor, como resuena esta/ despiadada palabra funesta a los amantes!")... 

¿Que he sacado de todo esto? Ningún auxilio, sino la seguridad de que, si bien de nada sirve una venda cuando el dolor es más vivo, el acto mismo de vendarse con las palabras posee alguna virtud de distracción analgésica, como el lamento o el grito o el mordisco en los labios del herido sobre la camilla."
G.B

JUNIO


"La duda de siempre: olvidar o acordarse, romper los puentes con el pasado o enrollárselo en el corazón como una serpiente." G.B