JULIO

"Al tener que despedirme de un lugar y de una persona me puse a reparar los adioses literarios que me sé, a ver si me podían consolar. De Tasso ("¿Fueron quizá señales de tu partida, /vida de mi vida?") a Bob Dylan ("Adiós es una palabra demasiado grande/ Así que te diré sólo hasta luego"); del Shakespeare de los sonetos ("¡Adiós!/ ¡Mucho te quiero para retenerte!") al Racine de Berenice ("¡Adiós! ¡Piensa, señor, como resuena esta/ despiadada palabra funesta a los amantes!")... 

¿Que he sacado de todo esto? Ningún auxilio, sino la seguridad de que, si bien de nada sirve una venda cuando el dolor es más vivo, el acto mismo de vendarse con las palabras posee alguna virtud de distracción analgésica, como el lamento o el grito o el mordisco en los labios del herido sobre la camilla."
G.B

JUNIO


"La duda de siempre: olvidar o acordarse, romper los puentes con el pasado o enrollárselo en el corazón como una serpiente." G.B

MAYO

"Perdonad a quien os ama. 
                                       No sabe lo que hace, pero siente la primavera."G.B

MARZO

"Una bufanda a lo Isadora Duncan, una baranda, un secador de pelo encendido que se deja caer en el agua del baño, un tubito de Gardenal disuelto en un vaso, una cuchilla de afeitar en la mano...
No tengo excusas, lo podría hacer un niño."

G.B

DICIEMBRE

“Tan extraordinario es el número de nociones sobre cada uno de nosotros que permanece oculto a cualquiera por mucho que presuma que nos conoce bien y que haya incluso vivido a nuestro lado por mucho tiempo: tan vasta es la zona de sombra donde nos escondemos a nosotros mismos que hace vano cualquier enlace con los otros que se funde en presunciones recíprocas.

Estamos invitados a una perenne fiesta de espejos, a un carnaval donde se mezclan familiarmente fragmentos de conciencias y memorias, de amores y desamores. Alguien más ingenuo llega  incluso a matar o a matarse en esta ronda de máscaras sin haber siquiera sospechado el equívoco.” 


G.B

OCTUBRE


Me atenaza la angustia del no poder recordar con claridad, o en absoluto,  tantas y tantas palabras dichas y recibidas, las voces de personas, nombres, sitios en los que estuve, las sensaciones que despertaron en mi esos momentos…
Me dan muchas ganas de llorar todo por estos días, pero supongo que esa es la naturaleza de la memoria y ahí radica su belleza también, en que su  soporte sea tan frágil y delicado: el tiempo

Sin embargo sus colores van a estar siempre presentes en mi alma. Un saludo y un abrazo.

AGOSTO

"Los trenes que he perdido, los libros que no he escrito, las transeúntes que j'eusse aimées y que lo sabían...
Como a todos me ha tocado una entre las mil trayectorias posibles. No descarto que haya sido la menos infeliz." 
G.B